Sinopsis:

Página multimedia virtual sobre la vida, obra y acontecimientos del universal poeta Miguel Hernández -que murió por servir una idea- con motivo del I Centenario de su nacimiento (1910-2010). Administrada por Ramón Fernández Palmeral. ALICANTE (España). Esta página no es responsable de los comentarios de sus colaboradores. Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

martes, 28 de marzo de 2017

75 años de la muerte del poeta del pueblo. 28 de marzo 2017. miguel hernandez.

Poeta del pueblo

28.03.2017 | 04:48 Hoy 28 de marzo de 2017, se cumplen los 75 años de la muerte de Miguel Hernández Gilabert. Numerosos artículos y entrevistas se están publicando en prensa y en medios de comunicación, pero no siempre se está diciendo la verdad.
Respecto al periodo carcelario y muerte en Alicante he de puntualizar que ingresó en el Reformatorio de Adultos de Alicante el 29 de junio de 1941, procedente del de Ocaña, pero no llegó directamente sino que como la escolta de presos se realizaba por ferrocarril, de Ocaña lo llevaron a la Atocha de Madrid para hacer trasbordo, luego otro en Alcázar de San Juan, noche en Albacete y luego a Alicante. Tras un periodo de aislamiento de veinticincos días, donde empeoró de una anemia que tenía, lo llevaron a la celda nº 100 de la 4a galería. El 1 de diciembre ingresó en la Enfermería por unos problemas estomacales, y se le complicó su maltrecha salud que desembocó en una tuberculosis.
Miguel murió solo y con los ojos abiertos a las 5.30 horas de un sábado el 28 de marzo de 1942, víspera de un Domingo de Ramos, su compañero de celda Joaquín Ramón Rocamora (estaba allí porque había sido operado de un ojo), estaba durmiendo después de haber estado casi toda la noche a su lado, que es quien le incorporaba cuando hace falta y le curaba las llagas, que apestaban. Los enfermeros no querían entrar de noche. Los enfermeros de imaginaria eran Vicente Beneyto Luna y Blas Parreño Morell. Antonio Ramón Cuenca era el encargado de la limpieza de la Enfermería, a pesar de que le dijeron que la enfermedad de Miguel era contagiosa, él le estuvo limpiando la zona de su cama hasta dos días antes de su muerte, en unas condiciones pésimas, los médicos también eran reclusos. El medico auxiliar recluso Ángel Payá, manifestó al Jefe del Servicio que: «trataron de cerrarle los ojos, incluso él mismo intentó más tarde hacerlo no habiéndolo conseguido por tratarse de un enfermo que tenía el hábito de dormir con los ojos abiertos».
El médico Oficial Sr. José María Pérez Miralles redactó un informe en suya prescripción dice que «no pudieron cerrarle los párpados por los medios mecánicos corrientes, ya que en vida dicho individuo recluso padecía un síndrome típico de hipertiroidismo con sus facies de terror (síntoma de Kaus) con su triada de fijeza, insistencia y resplandor en la mirada» y en otro párrafo añade que «su síntoma psíquico puesto de manifiesto en su producción literaria y que encaja en lo que Pende llama "taquipsiquia" –viveza mental y emotividad exagerada- típica de dicho síntoma». El Dr. José María Pérez Miralles parecía más un médico psiquiatra que un médico forense, que sería lo correcto después de muerto.
Lo bajaron al sótano donde recluso Eusebio de Oca Pérez, minusválido y maestro, le hizo un dibujo de Miguel amortajado, cuyo hijo Julio (Petete) se hacía pasar por Manolillo, para que Miguel pudiera abrazarlo. No en las duchas del sótano de le enfermería como aseguraban otros presos. Eusebio transcribió e ilustró el cuento El potro oscuro de Miguel. Del 24 de septiembre, día de la Merced, patrona de la instituciones penitencias, hubo jornada de reunión de los familiares con los presos en el patio de la cárcel donde estuvo viendo y abrazando a su hijo Manolillo, a Josefina Manresa, a Elvira, su hermana y a los hijos de ésta Rosita y Paco.
A las 18.15 horas lo recogió el encargado de las pompas fúnebres. Sanidad no dejó que vieran el cadáver, y lo trasladaron al depósito de cadáveres del cementerio de la Virgen del Remedio en un coche de caballos acompañado por cinco personas detrás en una tartana: Josefina Manresa, Elvira Hernández, Miguel Abas Miró (que había pagado del ataúd), Ricardo Fuente y Consuelo una vecina. La familia, no pudieron velarlo en el cementerio y lo hicieron en casa de Elvira en calle Pardo Jimeno nº 15. Lo enterraron a las 10 de la mañana del día donde acudieron varias personas venidas de Orihuela como Vicente, el hermano de Miguel, Justino Marín, hermano de Ramón Sijé, y Eladio Belda, un industrial de Orihuela que le dio 800 pesetas a Josefina para el alquiler del nicho 1009 situado en calle San Pascual de dicho cementerio. No vinieron los padres, pues el padre, que en cierta manera era conservador dijo: «Él se lo ha buscado».

joan pamies. miguer hernandez y josefina manresa.

Miguel y Josefina

28.03.2017 | 04:48 Este año se recuerdan los fallecimientos de Miguel Hernández, 75 años, en Alacant y de Josefina Manresa, 30 años, en Elx. Se han organizado para ambos sendos homenajes y decenas de actividades educativas y culturales. Destacan las de Quesada, Jaén, Orihuela y Elx y las exposiciones; 75x75 y Luces en la sombra.

Cuando Miguel se enamora de Josefina, ella es profundamente religiosa, pues su ciudad, Orihuela, produce un caldo de cultivo conservador, beato y reaccionario. El poeta gracias a sus vivencias en Madrid y a sus lecturas, transmite a su novia sus conversaciones y rica correspondencia, las experiencias madrileñas y literarias produciendo un importante cambio en Josefina, que toma conciencia de la opresión y la explotación de sus paisanos oriolanos y el papel de las clases dominantes y sus aliados eclesiáticos. Josefina preserva sus prácticas católicas pero su Miguelico es agnóstico. Ella continúa anclada en las costumbre sociales y él defiende la autenticidad en las relaciones de pareja. El poeta rompe con ella y con sus amigos oriolanos en el segundo semestre de 1935. Cuando en febrero de 1936 vuelve con Josefina ya no cree que la injusticia sea debido al corazón, al egoísmo del ser humano, al individualismo, sino al sistema capitalista, que se apoya en la explotacion del ser humano y crea un orden económico, cultural, social y político. El poeta se inserta en los acontecimientos de aquellos años en Madrid, Revolución de Asturias, asesinatos de Casa Viejas... Esas experiencias le dotan de una formación intelectual literaria y política, en contacto con las nuevas tendencias literarias de Lorca, Alberti, Neruda y Aleixandre, y las teorías políticas de Marx y Lenin y las corrientes socialistas, anarquistas y comunistas de la II República. Conoce las divergencias en la izquierda republicana y las tensiones entre Stalin y Trosky, en la URSS y dentro del PCE y entre éste y el POUM. Su prosa, su epistolario, su poesía, su teatro combate abiertamente el pensamiento reaccionario originario, distanciándose de Ramón Sijé, y toma partido en pro del proletariado con cierta distancia del marxismo clásico y del concepto de subordinación a la vanguardia iluminada. Considera que tambien la vida cotidiana empezando por el mismo, debe cambiar. Defiende la integridad del revolucionario. Comprometido con la II República y su revolución social, cuestiona la sociedad opulenta de unos pocos, disfrazada de democracia y libertad burguesa, y apoya una sociedad sin explotaciones, desalienada, democrática y donde el amor, la igualdad, libertad y paz sean metas del quehacer humano.

Todo lo anterior se desprende de poemas como Sonreídme, de su teatro como El labrador de más aire y de su obras como V iento del pueblo y Cancionero y romancero de ausencias. En sus escritos señala que los poetas deben cumplir un papel de pedagogos con el proletariado, no apolítico, comprometido con la República y su revolución, el militante, el intelectual no tiene que sustituirlo, debe clarificar, desalienar, alumbrar como dice en la dedicatoria a Vicente Aleixandre, en Viento del pueblo. «...Los poetas somos viento del pueblo: nacemos para pasar soplados a través de sus poros y conducir sus ojos y sus sentimientos hacia las cumbres más hermosas...». Josefina ha seguido todos los avatares de su compañero del alma y ha entendido lo que pretende con sus escritos como el texto de Teatro en la guerra de 1937: «Con mi poesía y con mi teatro, las dos armas que más me corresponden y que más uso trato de aclarar la cabeza y el corazón de mi pueblo, sacarlos con bien de los días revueltos, turbios, desordenados, a la luz más serena y humana... no quiero dejarme dormir ni distraer». Al igual que hicieron con Miguel, Josefina es chantajeada por Luis Almarcha y el padre Vendrell. El poeta es asesinado por no arrepentirse de sus escritos y no renunciar a su militancia revolucionaria y republicana. Ella vivió la dictadura y su represión con carencias de todo tipo y en sus últimos años, la imagen de Josefina, la amante y musa inmortal, fue cobrando la fortaleza de los elegidos. Josefina vivió en Orihuela, desde 1927 a 1936, los años más importantes de su vida; sus primeras amigas, su noviazgo. Su excelente rmemoria facilita la ubicación temporal y espacial de la obra y biografía del poeta.

Josefina que conocía muy bien el pensamiento de Miguel, proyecta su existencia hacia la recuperación de la vida y obra de su compañero del alma y hoy el poeta es un rayo que no cesa.

manuel rodriguez. el año hernandiano.

El Año Hernandiano

28.03.2017 | 04:48 El 28 de marzo de 1942 moría en la cárcel de Alicante el poeta Miguel Hernández. El motivo de aquella condena: la fidelidad a sus principios, mantener sus ideales. Este año con motivo del 75 aniversario de la muerte del poeta, se ha declarado Año Hernandiano. Creo que es un acontecimiento que no deberíamos malgastar en actos vacíos de contenido, algo que por lo general y desgraciadamente hoy suele ser algo común. La figura de Miguel Hernández y la propagación de su obra deben ser el objetivo prioritario. El mensaje que el poeta nos ha legado es una fuente inagotable que debiera ser parte fundamental en la formación cultural y cívica de nuestros jóvenes. Su compromiso con el pueblo tiene toda la actualidad en los tiempos que vivimos. La hondura con la que trata los temas más profundos del corazón humano hacen de su obra una fuente inagotable de humanismo. Una obra ratificada con el testimonio de su vida; una vida llena de trabajo y de esfuerzo en la que consiguió gracias a ello, una enorme y exquisita preparación intelectual, que se alimentó fundamentalmente de la lectura de nuestros clásicos, sin duda la mejor formación que se puede adquirir. Una vida que podríamos resumir con la palabra fidelidad: fidelidad a sus principios, fidelidad a los desheredados de la tierra. Esta era la intención que se traslucía en la iniciativa que los diputados de Compromís presentaron en la Comisión de Cultura de las Cortes Españolas y que fue aprobada por unanimidad. El compromiso de Miguel Hernández con el momento histórico de la España que le tocó vivir, una España que preludiaba la tragedia que se cernía sobre el mundo y que nos puede iluminar en estos tiempos de tanta confusión, en los que también se ciernen negros nubarrones.

De ningún modo se puede consentir que este acontecimiento quede en nada, después de los espectáculos tan bochornosos a los que en los últimos años hemos asistido y que tuvo su colofón en el desinterés en que las diversas administraciones manifestaron respecto a que se mantuviese en nuestra ciudad el legado material de su obra, como fue el deseo de su esposa y que se materializó en el acuerdo con el Ayuntamiento de Elche en los años 80.

carlos gonzalez. una gigura universal. miguel hernandez

Una figura universal

28.03.2017 | 04:48
 
Hoy 28 de marzo recordamos a Miguel Hernández, al poeta universal, en el 75 aniversario de su muerte. Recordamos su genialidad, su fuerza expresiva, su vida, su entereza, su compromiso ideológico, su integridad, su valor, su pasión, su sufrimiento vital, su ejemplo moral, su valioso legado literario y las circunstancias trágicas y crueles de su muerte en la prisión de Alicante. Este recuerdo tiene una doble componente, por un lado de nostalgia y por otro de pedagogía, de aprendizaje de lo que fue, de lo que pudo ser y de la lección de vida que supuso la tragedia que motivó que no pudiera ser. Desde luego que el 28 de marzo de 1942 es una fecha trágica, pero estos 75 años transcurridos nos permiten obtener algunas conclusiones importantes para el presente y para las generaciones venideras: la muerte del poeta fue la antesala de su eternidad, de su permanencia, porque nunca un muerto ha estado tan vivo, tan presente. Y es que Miguel vive en los libros, en las bibliotecas y en el corazón de millones de personas en todo el mundo que conciben la cultura y la educación como el motor del avance de los pueblos y como la esencia de lo que somos como seres humanos.

Lo que nos ha dejado el poeta a lo largo de su trayectoria literaria y vital resulta de gran valor para afrontar nuestro presente personal y colectivo, nuestro papel como seres socioculturales en comunidad y como individuos con criterio propio. Miguel siempre nos dejó un mensaje de gran calado en cada una de sus etapas poéticas, que también lo son de vida. En su primera etapa, vinculada a su libro Perito en lunas, lo que hizo con su poesía fue dignificar la naturaleza y fomentar su respeto al poetizar la huerta, el campo y la sierra. También hay un mensaje pedagógico que va directo al núcleo de nuestra formación en valores: la cultura del esfuerzo y la creencia en uno mismo, en nuestra capacidad para hacer cosas, por muy ajenas que puedan parecer ante los ojos de los demás.

En su segunda etapa, vinculada a Madrid y a su libro El rayo que no cesa, el poeta nos deja otro mensaje clave, porque supuso en su vida y en su obra el paso de lo individual a lo colectivo en lo referente al derecho a la educación y a la cultura. Lo que en la primera etapa era un anhelo personal (la formación para salir de la pobreza y el sometimiento) ahora se socializa, y Miguel Hernández comienza a tomar conciencia social del valor de la educación y la cultura para cambiar la vida de la gente, para dignificarla. Por ello, participa activamente en las Misiones Pedagógicas de la República que intentaron llevar la educación a la España rural, a los pequeños pueblos y aldeas cuyas gentes no contaban para nadie hasta ese momento.

También en su tercera etapa, vinculada al libro Viento del pueblo, hay mensajes plenamente vigentes. Viento del pueblo es la etapa del compromiso social, la concepción de la literatura como arma de combate frente a la injusticia, la subordinación, el abuso y la miseria. ¿Son conceptos superados en la actualidad? En absoluto. Hoy en día vemos que todavía hay miles y miles de niños yunteros en el sudeste asiático, Pakistán, África o Centroamérica. Pero, además, el grito literario contra la injusticia que Miguel expresó nos sirve hoy para condenar los abusos y agitar nuestras conciencias frente al conformismo que en ocasiones nos asola por impotencia.

Y su última etapa, vinculada al Cancionero y romancero de ausencias, es la que con mayor sentido conmemoramos en este 75 aniversario, por cuanto se trata de su etapa carcelaria, de agonía y de muerte. A pesar del tremendo contexto que sufre el poeta en ese momento, Miguel nos deja, por contraste, un mensaje de vida de enorme calado. Cuando todo lo que le rodea le invita a generar odio y ansias de venganza, cuando su existencia está aplastada por una condena a muerte simplemente por haber escrito, cuando lo normal habría sido acumular rencor hacia el mundo, Miguel nos da una auténtica lección de vida en positivo, nos lanza un mensaje de esperanza con poemas tan entrañables como Nanas de la cebolla o cuentos infantiles como El potro oscuro y El conejito, que son, en definitiva, alegorías de libertad y anhelos de un mundo mejor.

En Elche recogemos estos valores como propios, nos identificamos con ellos y con el poeta. Por esa razón, el Ajuntament d'Elx va a conmemorar este aniversario con la intensidad que la ocasión merece. Hemos preparado un paquete de actividades culturales que, no sólo recuerdan a Miguel Hernández, sino que también impulsan su ejemplo humano y el amor a la vida que profesó en toda su apasionada trayectoria. Celebremos estos valores y mantengamos al poeta siempre en el recuerdo. A todos nos irá mejor.

Ximo Puig, Presidente de la Generalitat Valenciana. La Luz de los cencidos.

Tribunas a Miguel Hernández

La luz de los vencidos

28.03.2017 | 04:48 La misma semana que moría Miguel Hernández en la cárcel franquista de Alicante, el dictador recibía la Medalla de Oro de la ciudad de Valencia. Sólo este hecho, sólo esta ignominia, justifica todos los reconocimientos que se le puedan rendir al poeta.
Se dice, o eso han escrito algunos estudiosos del poeta, como Andrés Ibáñez, que cuando murió Miguel Hernández, resultaba imposible cerrarle los ojos. Esos mismos ojos grandes y expresivos que hemos visto representados en tantos retratos. Esos ojos que no se querían cerrar enlazan con el final de uno de los últimos poemas que escribió: «Pero hay un rayo de sol en la lucha / que siempre deja la sombra vencida». Si se me permite la metáfora, esos ojos abiertos, expresivos, ese rayo de luz que queda a los vencidos, a los que fueron derrotados por la barbarie pero que nunca perdieron la dignidad.
El rayo que no cesa lo escribió en 1936. Ese mismo año comienza la guerra, y Hernández empieza a escribir una poesía de tipo social y político, publica Viento del pueblo un año más tarde. Ese gran poemario que ya supone un dominio de los versos intensos, del ritmo y de la rima. Y una gran imaginación verbal. Es el poeta comprometido. Comprometido con su tiempo. Con sus conciudadanos. Con la libertad y con la democracia.
Es el poeta que el 1 de julio de 1937 llega a Valencia a participar en el II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura. El Congreso que simbolizó que la cultura era un arma -quizá la mejor arma- contra el fascismo. A nuestro parecer este Congreso de 1937 merece una conmemoración, que le rendiremos durante este año, para recuperar una parte deliberadamente olvidada de nuestro pasado y que abra una reflexión intelectual al presente con el fin de aportar nuevas miradas ante este presente cambiante y complejo.
Nadie como el cubano Nicolás Guillén definió a Miguel Hernández durante aquellos días de julio de 1937, con ternura y emoción: «La voz cortante y recia; la piel tostada por el férreo sol levantino. Todo ello sepultado en unos pantalones de pana ya muy trabajada y unas espardeñas de flamante soga [?]. Este cantor de las trincheras, este hombre salido de la más profunda entraña popular, produce, en efecto, una impresión enérgica y simple».
«La poesía -escribió Hernández en un texto en prosa que tituló La poesía como arma- es en mí una necesidad y escribo porque no encuentro remedio para no escribir. [?] En la guerra, la esgrimo como un arma, y en la paz será un arma también aunque reposada. Vivo para exaltar los valores puros del pueblo, y a su lado estoy tan dispuesto a vivir como a morir».
El poeta está en Madrid cuando finaliza la guerra. Algunos amigos le aconsejan que huya del país. Pero la preocupación del poeta es volver al lado de su mujer y su hijo, allí en Alicante. Y así lo hace. El resto es tan triste... La huida a Portugal, su detención por la policía, que lo devuelven a la frontera, donde es molido a palos. La conmuta de la pena de muerte por la de treinta años ( Franco no quería otro Lorca). Antiguos amigos intentaron ayudarle: José María de Cossío, Dionisio Ridruejo y otros falangistas le pidieron que renegase de su pasado político para poder así aliviar su situación o incluso librarle de la cárcel. Pero Miguel Hernández se negó a abandonar sus ideales.
Los terribles tres años en distintas cárceles, sin una sola visita de su padre. La tuberculosis no tratada se lo lleva el 28 de marzo de 1942. Ian Gibson ha señalado en varias ocasiones que «la valentía, la hombría de bien y el ejemplo moral de Miguel Hernández durante la guerra, y luego en las infectas cárceles franquistas, adquieren con el paso de los años categoría de auténtica heroicidad». Esta frase de un estudioso como Gibson no nos describe las penalidades de Miguel Hernández en la cárcel, pero nos acerca al sufrimiento que tuvo en el penal al elevarlo a la categoría de héroe.
En su poesía se unen la experiencia trágica y directa de la muerte y de la cárcel con una visión exaltada de la naturaleza e incluso del amor. Esta, en mi opinión, es una lección que podemos aprender de él. Por todo ello, por todas estas palabras, pero fundamentalmente por todo lo que significó y significa, y seguirá significando Miguel Hernández, es absolutamente relevante que su obra y también sus momentos vitales más importantes lleguen a cuantos más ciudadanos mejor. Y es por ello, que en el 75 aniversario de la muerte de Miguel Hernández, nuestro objetivo sea que su obra y su memoria perduren para siempre.
Vicente Aleixandre dejó escrito sobre él: «Era confiado y no aguardaba daño. Creía en los hombres y esperaba en ellos. No se le apagó nunca, no, ni en el último momento, esa luz que por encima de todo, trágicamente, le hizo morir con los ojos abiertos».

Lucía Inquierdo: Satisfacción por la digitalización del legado de Miguel Hernández en Jaén

Jaén difunde el legado del gran poeta oriolano

La Diputación andaluza pone en marcha la Fundación Legado Literario Miguel Hernández

28.03.2017 | 10:23
Lucía Izquierda, nuera del poeta.
Se une a los herederos del poeta, la Universidad de Jaén, el Ayuntamiento de Quesada y la Junta.
La Fundación Legado Literario Miguel Hernández será la encargada a partir de ahora de liderar las actividades de difusión del legado del poeta. La Diputación de Jaén, junto con la Universidad de Jaén (UJA), el Ayuntamiento de Quesada, la Junta de Andalucía y los herederos del escritor conforman esta entidad cuya escritura de constitución se firmó ayer. El presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, suscribió la escritura de constitución de esta entidad, acompañado por representantes del resto de patronos, entre ellos el alcalde de Quesada, Manuel Vallejo; el rector de la UJA, Juan Gómez; y Lucía Izquierdo, nuera de Miguel Hernández, en representación de los herederos del poeta, a quienes también se sumará la Junta de Andalucía.

Con la creación de esta fundación, Reyes enfatizó que «cumplimos los compromisos que la Diputación asumió con la familia de Miguel Hernández cuando adquirimos el legado del poeta», es decir, «fomentar y divulgar la obra y vida del poeta, así como poner en valor los propios valores que definieron su trayectoria vital y artística en la historia».

En esa tarea «venimos trabajando desde que nos hicimos con este legado en 2013, y una de las actuaciones más importantes que hemos realizado ha sido la digitalización del legado de Miguel Hernández, que tras adquirirlo la Diputación ahora mismo está en la red y se puede acceder a él desde cualquier lugar del mundo».

Francisco Reyes agradeció a la familia del poeta «la generosidad con la que ha actuado», mientras Lucía Izquierdo subrayó que «comienza una nueva etapa con la que estamos encantados, porque esta fundación nace con muchas ilusiones y proyectos». La nuera del poeta explicó que «no puede haber mejor día para firmar estas escrituras, ya que mañana (por hoy) se conmemora el 75 aniversario de la muerte de Miguel».

Izquierdo reiteró «la satisfacción tan grande que sentimos por empezar esta etapa maravillosa que servirá para potenciar su figura y su obra» y mostró su agradecimiento «a todas las instituciones que van a formar parte de esta preciosa y hermosa fundación, tanto en nombre de mis hijos como en el mío propio».

Por su parte, Juan Gómez aseguró que la UJA contribuirá a la fundación «con especialistas que van a aportar una parte importante de todo lo que es el soporte científico y académico que corresponde a esta fundación». Para el rector de la UJA, contar en la provincia de Jaén con el legado de Miguel Hernández supone «una enorme y magnífica oportunidad que también lo es para nuestra universidad».

José Luis García Herrera gana el premio Internacional Miguel Hernández de poesía, 2017

Una reflexión sobre la vida gana el Premio Miguel Hernández

El catalán José Luis García Herrera se impone con La semilla del óxido a otros 362 poemarios presentados al certamen internacional

28.03.2017 | 11:32
La semilla del óxido, poemario ganador.
El poemario La semilla del óxido, obra de José Luis García Herrera (Barcelona, 1964) obtuvo ayer el Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández-Comunidad Valenciana de 2017, gracias a su «reflexión sobre las raíces de la vida», como apuntaron desde el jurado, presidido por Francisco Javier Díez de Revenga, catedrático de Literatura Española de la Universidad de Murcia. La obra del catalán se impuso a los otros 362 poemas presentados, en una edición aún más especial, si cabe, en honor al poeta universal oriolano, ya que precisamente hoy se celebra el 75 aniversario de su muerte en la cárcel de Alicante.
El poeta, que es técnico químico alimentario y trabaja en el sector lácteo como químico de aromas de estos productos, acumula, pese a que el oficio de las letras es «una afición por necesidad de expresar mis ideas y sentimientos», una larga trayectoria en cuanto a publicaciones y premios relacionados con la poesía, con 25 títulos publicados.
Sin embargo, este galardón «es el más importante, a nivel económico, que recibo», seguró a este diario, ya que está valorado en 8.000 euros, una cifra inferior al del año pasado, que ascendió a los 15.000. No obstante, esto le permitirá que «este verano tenga unas vacaciones muy especiales», ya que para él se trata de un verdadero premio y no de una materia más de su trabajo, al tratarse de pura afición por la poesía.
El motivo de que no haya dedicado su vida profesional a las letras y haya elegido la cara opuesta, las ciencias puras, se debe a que «como se dice, de la poesía no se come, se puede merendar, y no siempre». Y eso que su pasión por los versos viene «desde que era pequeño. Siempre me ha gustado escribir, y a medida que pasaron los años vi que no era solo una afición pasajera, aunque es cierto que al final me dediqué a otra cosa».
Aun así, cuenta con 25 libros de poesía publicados y ha recibido premios como el Luys Santamarina el pasado año 2016, por su obra Mares de Escarcha, o el premio Miguel de Cervantes en Armilla en 2015, que se suman a muchos otros desde que recibió el primer galardón en 1989. Tampoco es la primera vez que se presenta a este certamen de poesía, pues «ya lo intenté dos o tres veces, pero es muy difícil, así lo que dejé y este año me animé de nuevo. La verdad es que no me lo esperaba, cuando he recibido la llamada no me lo podía creer. Es muy difícil; es como si te tocara la lotería»
Díez de Revenga destacó que uno de los motivos que les ha llevado a decantarse por este poemario es que se trata de «una obra muy cohesionada, con un lenguaje muy actual y una presencia decidida del mundo contemporáneo».
El presidente de la Fundación Miguel Hernández, Aitor Luis Larrabide, destacó que este año se han presentado al certamen 363 trabajos, 43 más que en la edición anterior, lo que confirma la buena aceptación del mismo. Como cada año, se han recibido poemarios de más de una treintena de países, principalmente de Europa y de América Latina.
Larrabide incidió en la importancia de mantener viva la poesía, ya que se trata del «mejor homenaje» que se le puede hacer al poeta oriolano. La editorial Devenir, encargada de publicar la obra, adelantó que se distribuirán 1.500 ejemplares y destacó que, en ediciones anteriores, el 60% del mercado era extranjero, confirmando la internacionalización del certamen. El jurado lo completaban los profesores Pilar Blanco, Arcadio López-Casanova y Joaquín Juan Penalva y el editor Juan Pastor.

lunes, 27 de marzo de 2017

Video de la Senda del Poeta Miguel Hernández 2017. Cementerio de Alicante.


...Hablaron Mónica Oltra, Aitor L. Larrabide, José Luis Ferris, Armando Miguélez y una chica norteamericana, que recitó en inglés. A la del 75 aniversario de su muerte acudieron unos 2000 senteritas.
Estuvo el senderista Paco Esteve, el periodista Juanjo Payá de Información, el hernandiano Ramón Fernandez Palmeral y el poeta Alfonso Berrocal, ente los miles de participante. Angel Corpa me dio un DVD..

Moníca Oltra en la entrega de la corona en la Senda del Poeta, 26-03-2017. Diario Información

Framento del artículo de Juanjo Payá en el Diario Información de Alicnate del 27 de marzo 2017,
donde el periosmista que cita como experto hernandiano Ramón Palmeral, ya le dije al periodista que si yo sabía algo Miguel gracia a mi mentor Gaspar Peral Baeza, pero no lo ha escrito. Video

Fragmento de un artículo de Juanjo Payá en Información del día 26 de mazo 2017, donde cita a Ramón Palmeral

En el texto del periodista Juanjo Payá  de Información de 26 de  marzo de 2017, donde cita a varios hernandianos, entre ellos a Ramón Palmeral. El texto dice así:

"Ramón [Fernández] Palmeral, hernandiano encargado del dibujo a Miguel Hernández para el sello de correos [de la Sociedad Filatélcia y Numimática de Alicante] que conmemorará el aniversario del fallecimiento del poeta alicantino [oriolano] autor además de un gran número de libros sobre el poeta cabrero, indicó en este sentido que "su obra está más viva que nunca, y prueba de ello es la reciente digitalizción de su legado", y destacó el avance en investigaciones y trabajos académicos realizados hasta ahora.